Rupert Spira


Rupert Spira

Desde temprana edad Rupert Spira tuvo gran interés en la naturaleza de la realidad. Durante veinte años, estudió las enseñanzas de P.D.Ouspensky, J.Krishnamurti, Rumi, Shankaracharya, Ramana Maharshi, Sri Nisargadatta Maharaj y Robert Adams, hasta que encontró a su maestro, Francis Lucille, en 1996. Francis introdujo a   Rupert en las enseñanzas de Jean Klein y Atmanada Krishnamenon y, lo que es más importante, le indicó directamente la verdadera naturaleza de la experiencia.

Rupert vive en el Reino Unido y lleva a cabo encuentros y retiros regularmente en Europa y los Estados Unidos; en ellos, explora la comprensión perenne y no dual que yace en el corazón de todas las grandes tradiciones religiosas y espirituales como, por ejemplo, Advaita Vedanta, Buddhismo Mahayana y Dzogchen, Cristianismo místico, Sufismo, Zen etc., y que también es la realidad directa y siempre presente de nuestra propia experiencia íntima.

Es un enfoque contemporáneo y que se basa en la experiencia, que incluye meditación silenciosa, diálogo y meditación guiada, y que no requiere afiliación a ninguna tradición religiosa o espiritual en particular. Lo único necesario es tener interés en la naturaleza esencial de la experiencia y en el anhelo por el amor, la paz y la felicidad, alrededor del cual gira la mayor parte de nuestras vidas.

Actualmente hay publicados cuatro libros de Rupert: The Transparency of Things, subtitulado  Contemplating the Nature of Experience (2008); Presence, en dos volúmenes, subtitulados The Art of Peace and Happiness y The Intimacy of All Experience (2012); un conjunto de aforismos, The Ashes of Love (2013); y The Light of Pure Knowing, Thirty meditations on the Essence of Non-Duality (2014) son una profunda exploración de la naturaleza no dual de la experiencia. 

Desde 2015 contamos con la edición en español de Presencia, el Arte de la Paz y la Felicidad por parte de la editorial Sirio: "Presencia. Editorial Sirio".


Presencia - El arte de la paz y la felicidad. Editorial Sirio

Es el primer libro de Rupert Spira traducido al español y el primero de los dos volúmenes que, en realidad, constituyen "Presencia". El segundo de ellos se subtitula "La intimidad de toda experiencia".

Un libro fundamental para empaparse de todo el universo pedagógico de Rupert, de mediano tamaño -240 páginas- y dividido en seis partes: "Nuestra verdadera naturaleza", "La naturaleza de la paz, la felicidad y el amor", "El origen del yo separado", "El cuerpo", "El mundo" y "La experiencia".

Y a su vez cada una de estas partes se subdivide en varios capítulos.

Cuenta además con un prefacio y una introducción del propio Rupert.

El resumen del libro está bellamente desarrollado en su contraportada que a continuación reproducimos.

¿Crees que has fracasado en tus intentos de conseguir la felicidad? Te queda una puerta por abrir; la única que seguramente aún no has explorado. Una puerta que se abre en el momento en que nos planteamos quién es el yo que busca casi constantemente la felicidad y cuál es la naturaleza de esta felicidad. Este es el momento en que el hijo pródigo se da la vuelta para emprender el regreso. Este libro empieza en dicho momento. Ofrece una profunda exploración de la naturaleza de nuestro yo y de la felicidad que buscamos. 

La obra que tienes entre tus manos constituye una meditación sobre la naturaleza esencial de la experiencia y nos lleva de viaje al corazón de la misma. A lo largo de esta exploración se van destapando capas de sutilidad y significado cada vez más profundas. El objetivo es llegar a una felicidad inefable, que no sea el resultado de atesorar personas, objetos ni tan siquiera estados mentales. Es una felicidad que resulta del conocimiento de nuestro yo, de nuestra naturaleza esencial. De la mano de Rupert Spira emprendemos el viaje de autoconocimiento más profundo posible, de un modo sencillo y siempre en base a nuestra experiencia directa. A lo largo de todo el trayecto, y con su estilo inconfundible, Rupert nos acompaña con mimo, quedando claro que esta vez no podemos fracasar en nuestra búsqueda, pues ahora la basamos en lo que no puede fallar: la realidad y la evidencia de lo que somos y lo que es. Antes de que sepamos nada más, lo primero que conocemos es la existencia de nuestro propio ser. Él se reconoce a sí mismo. Es decir, la presencia consciente que de manera íntima y directa sabemos que somos, sabe que es consciente y que está presente. Yo es el nombre que le damos a este mero saber que nuestro ser está ahí. De hecho, este reconocimiento de nuestro propio ser es tan simple y evidente y, sobre todo, tan aparentemente poco significativo que normalmente se pasa por alto. Este olvido de nuestro ser más íntimo, aunque parezca intrascendente, da lugar a casi todos nuestros pensamientos, sentimientos, actividades y relaciones, y pasa a ser el origen de toda infelicidad.